10 Oct 2016

Asuntos genéticos.

Durante toda su vida, mi abuelo, no consintió tener amigos. Llevó una vida solitaria, metódica y de costumbres intransigentes. Tuvo hijos y una esposa y seguía viviendo solo; con sus horarios, sus siestas de quince minutos y sus auriculares para la televisión.
Ahora, muchos años después de su muerte, cuando pocos le recuerdan tan a menudo como yo, me pregunto si estoy solo. Me cuestiono a mí mismo, si he transigido, si alguna vez no he sido un hombre de costumbres estrictas. Me pregunto una y otra vez si no he rechazado.
Me gustaría saber cuántas viviendas hay construidas en el mundo y la población total. Si habrá una casa por persona o si falta espacio para que todos podamos encerrarnos en microuniversos de cuatro paredes con gotelé.

También querría acertar alguna vez por error. Encontrar una pequeña victoria contigo, un minúsculo acierto que recorte los espacios entre los dos y nos una. No es que no quiera estar solo, es que quiero estar contigo.




No comments: